Oikos se une a la Alianza Libre de Humo de Tabaco Argentina.

Por el derecho a un ambiente sano, a respirar en un aire libre de contaminantes.

 

 Daño a la salud provocado por la exposición al humo de tabaco ajeno

  1. ¿Cómo se contamina el aire con humo de tabaco?

 Se contamina cuando hay al menos una persona que fuma cualquier forma de tabaco en un lugar cerrado. Las personas fumadoras y no fumadoras que se encuentran en dichos mlugares cerrados inhalan el humo de tabaco, producido por la combinación del humo exhalado por el fumador y del humo proveniente del extremo encendido de un cigarrillo, un cigarro o una pipa. Dado que la mayoría de la población es no fumadora, este aire contaminado es inhalado por personas que no fuman activamente. A esto se le llama exposición a humo de tabaco ajeno, también conocida como "tabaquismo pasivo".

 

  1. ¿Qué contiene el humo de tabaco que contamina los ambientes cerrados?

Contiene más de 4000 sustancias, entre ellas tóxicos, irritantes, mutágenos y 69 sustancias que producen cáncer. Estas sustancias presentes en el humo de tabaco son reconocidas por la comunidad científica como mortales y son inhaladas por las personas que se encuentran en un lugar cerrado donde alguien fuma.

Algunas de ellas son:

§         Gases venenosos: monóxido de carbono, butano, amoniaco, tolueno, cianuro

§         Químicos cancerígenos: vinilo, benceno, formaldehido, polonio

§         Metales tóxicos: plomo, arsénico, cadmio,cromo

 

  1. Evidencia del daño que causa la exposición del humo de tabaco ajeno

 No hay un nivel seguro de exposición al humo de tabaco ajeno. Así lo reconoce el artículo 8.1 del Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco (CMCT) que declara que “la evidencia científica ha establecido inequívocamente que la exposición al humo del tabaco causa la muerte, enfermedades y discapacidad”. 

En Argentina cada año mueren alrededor de 6000 personas no fumadoras como consecuencia de enfermedades causadas por la exposición a humo de tabaco ajeno. 

La evidencia científica sobre los riesgos para la salud asociados con la exposición al humo de tabaco ajeno es clara, convincente y abrumadora. El humo de tabaco ajeno es una de las causas conocidas de cáncer de pulmón, de enfermedades coronarias, de bajo peso al nacer y de trastornos pulmonares crónicos tales como bronquitis y asma (particularmente en niños y niñas):

Un informe de 2002, realizado por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) de la Organización Mundial de la Salud, concluyó que el humo de tabaco ajeno causa cáncer de pulmón, enfermedad coronaria y otros

problemas de salud.

El Informe del Cirujano General de 2006 sobre las consecuencias médicas de la exposición involuntaria al humo del tabaco confirmó que la exposición al humo de tabaco ajeno causa cáncer, enfermedades coronarias y graves enfermedades pulmonares.

  

 

Para acceder al documento completo visitar la página de Aliar:

www.aliarargentina.org